sábado, 7 de febrero de 2009


Y con días como el de hoy, los corazones se quedan fríos y se olvidan de lo que realmente quieren sentir. Las mentiras se hacen verdades, las verdades, obviedades y los románticos piensan en alguien con quien olvidarse del helado paisaje.


Y una vez llegada la noche, unos cuantos pensamientos se entrecruzan sin ser conscientes de ello.




Y yo, sólo, intento imaginar cómo sería mi vida si fuera tan feliz como pretendo, escribiendo ideas sin sentido e intentando fallidamente no pensar (en quien no debo).

1 comentario:

the kleurrijke jongen dica. dijo...

el pretender ser más feliz te hace aún menos feliz
creo yo